DEJÓ UNA BUENA IMAGEN

Sportivo Italiano empató sin goles ante Central Córdoba en el inicio del Clausura. El “azzurro” fue más que elenco local en cuanto al juego y el árbitro no cobró un claro penal a Bifiguer.

Con bajas importantes (Griffo, Minervino y Suárez Costa) Zermatten preparó el equipo para comenzar el Clausura. Soria, Brianese y Vico fueron las tres caras nuevas que presentó la visita, y todos desde el inicio. El conjunto rosarino comenzó mejor el partido pero rápidamente Italiano lo emparejó y terminó siendo más que el equipo local. Italiano tuvo buen manejo y despliegue de Solé en la mitad, la movilidad de Brianese en el ataque, las llegadas de Bifiguer y De Cuadro por las bandas, aunque en muchas ocasiones no terminaban bien las jugadas. Vico era la referencia y tanto Burzac como Soria aparecieron con intermitencia en un partido que tuvo una temperatura que superó los 40º de sensación térmica. En la última jugada del primer tiempo Nebot se perdió una oportunidad importante de cabeza con el arquero vencido.

En el complemento ambos equipos sintieron el cansancio tanto del calor como de la pretemporada, que con apenas 20 días de preparación tuvieron que afrontar un partido por los puntos. Ahí aparecieron los espacios en todos los sectores del campo de juego. El medio era de paso, las defensas no llegaban a cubrir y por momentos el partido fue golpe por golpe.

Brianese tuvo algunas chances para poder convertir y el árbitro Yasinski no cobró un claro penal sobre Bifiguer. Al mismo tiempo el “charrúa” generó también sus chances y Nebot salvó sobre la raya lo que podía haber sido el gol del local. Correa de buena actuación también fue importante para mantener el cero en su arco.

En cuanto a posibilidades de gol estuvieron parejos; en el juego Italiano mostró orden, por momentos buen funcionamiento y profundidad en el ataque. Dejó una buena imagen para un torneo que recién comienza y que pretende ser animador hasta el final.